Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

sábado, diciembre 30, 2006

Plaquepremios 2006 (comentario que se convirtió en post fusilado)

Sofía, en su blog, solicitó propuestas para hacer su "lo mejor y lo peor de 2006", y ps ahí estaba yo escribiendo un comment kilométrico y dije: mejor yo lo posteo en mi blog propio de mí, total, Mario hizo lo mismo. Además el post de Sofía siempre será el mejor de todos, éste es sólo un triste remedo y ya basta de justificación porque ps eso qué.

Está todo mezclado y no hay orden ni nada, pero aquí va:



Mejor película: ¿Por qué empecé con esta categoría tan espinosa y complicada? Ach. Pero creo que se lo lleva 3-Iron/Bin-Jip/El espíritu de la pasión. O Match Point, a lo mejor, pero ps esa es trampa porque de todos modos me iba a gustar.

Peor película que sí vi: La pesadilla de Darwin.

Peor película que no vi: What the bleep do we know? II ¡0 sea qué pedo!

Mejor concierto: Uhy, muy difícil, fue un año lleno de cosas. Pero la neta, así la neta, creo que se lo lleva Gloria Trevi. En serio. Fue una regresión a mi infancia así bien acá y me divertí muchísimo. O Dream Theater, o Stream of Passion (uhy, qué chido fue) pero esos también son trampa. Ah, y ya me acordé, el de Miki Guadamur en el Club Mongol, aunque pinche banda estaba bien aguafiestas porque no lo entendieron. Chale.

Peor concierto: putsss, éste de Radar. Fue en el que más sufrí. Mención honorífica a uno de Plastilina Mosh y Fobia que Mario ya comentó en su post de fin año.

Mejor viaje: A Xilitla.


Mis tenis verdes hechos en casa, presentes en los mejores viajes
(y en los no tan mejores también).

Peor viaje: no hubo, y después de mi viaje a Durango del año pasado, cualquier cosa será gloriosa.

Mejor lugar para ir de noche: Cantina Río de la Plata.

Peor lugar para ir de noche: el City Hall.

Lo mejor en mi vida personal: conocer a mi verdadero padre ¿quihubo? Mención honorífica a mi independencia y mi primer depa, que la neta, así la neta, está bien chido.


Abigarrado, lleno de detalles de mal gusto, completamente yo.

Lo peor en mi vida personal: limpiar guacareadas ajenas.

Mejor instalación callejera: los espaguetis de Bellas Artes.

Peor instalación callejera: Híjole, creo que este Peje semimuerto que más bien se parecía a Bush.

Mejor peda: Mi cumpleaños - inauguración de mi depa. Mención honorífica al cumpleaños de So, ¡qué fiestón!

Peor peda: Una en casa del Guti que no fue mala per se, pero a la que a mí llegaron a hacérmela de a jamón, Mario metió la pata y me balconeó sin querer, y al día siguiente los passwords de mi blog y mis cuentas de mail estaban cambiados.

Episodio más de la verga: Pues ese de arriba, ¿o acaso es poca cosa que alguien tenga tus obras completas bañadas en gasolina y con un cerillo en la mano y te diga "no te las doy no te las doy porque eres una mala mujer"? Brbrbrbr.

Episodio de más risas por segundo: en Les Luthiers. Mención honorífica al debate de los candidatos de Ponchito.

Episodio de más llanto por minuto: cuando cierta filmación de cierto cortometraje en el que estaba yo involucrada se canceló. Nunca tanto coraje, nunca tanta tristeza. "¿Y todo para qué, y todo para queeeé?".

Mejor marcha: la del Peje del 16 de Julio. Post aquí (el segundo más comentado del año).

Peor marcha: alguna de la APPO, seguramente.

Mejor plantón: el del Peje.

Peor plantón: el que lleva más de 10 años aquí a la vuelta de mi casa (en serio). Diría que el de la APPO, pero hay un puesto de artesanías que me gusta mucho.

Mejor cerveza: la Cosaco roja que venden en el Hayastán (gracias Jorge Pedro). Mención honorífica a la Sol Brava, esa sí es cerveza dihommmmbres.

Peor cerveza: por enésimo año consecutivo, la Sol clara.

Mejor restaurante: el Falafel Benzona (Sonora 140, en la Condesa). Atendido personalmente por su dueño, Nat, un fotoógrafo-chef gringo. Comida medioriental abundante, sabrosa y bien barata.

Peor restaurante: por enésimo año consecutivo, Sanborns.

Mejores tortas de queso blanco: siguen siendo las del puesto de afuera del metro CU -del lado en que no está CU-, atendido por unos hermanos parecidísimos entre sí, algo así como Mario, Luigi y Wario, los tres apretujados en uno de esos puestos-casita de metal. Buen pan, buen queso, buen chipotle, ingredientes frescos y abundantes, y un súper precio (13 pesitos). Aplausos.

Peores tortas de queso blanco: las de las Sportortas de Jorge Campos, sucursal Patriotismo.

Mejor libro: Brooklyn Follies, de Paul Auster.

Peor libro: El hijo desobediente, de Felipe Calderón.

Mejor post: Aquí sí ni modo, tenemos dos ganadores.
-La fotonovela de la taquería, de Mario.
-El de las estaciones de metro, de Beto.

Revelación juvenil bloguera: A estas alturas ya es trampa, pero pa' mí que sigue siendo Lalo. Quien además, ya en la realidá, me recordó cómo es eso de vivir la vida sin amarguras innecesarias.

Revelación ignominiosa: Coyoacán Joe.

Revelación blogueril y personaje-de-la-vida-real: Gabriel. Aplausos.

Mejor blog único-en-su-género: Mercado de pulgas, de Israel L. Balan. Haiku chilango, caray, es una maravilla.

Peor decisión ajena: la de Elena de irse a Los Cabos. ¡Te extraño, joer!

Mejor decisión ajena: la de Alejandro de hacer examen para el CUEC (y quedarse, ¡eh!).

Mejor decisión mía: No hacer examen para el CUEC.

Peor decisión mía
: Cantar en una banda y dar pena ajena. Brbrbr.

Mejor post mío: No sé si el de cuando pachequeé en Chapultepec o el del oficinista muerto o el de mi pulsera de picos.

Mejor post depresivo:
a) Con colorcitos: el de los fruti-lupis.
b) Sin colorcitos: éste, que escribí cuando mi marido de intachable moral antichaira casi me corre de la casa por darle una mordididita a un hot cake con MARIGUANA MONSTRUO VERDE. Mala esposa, pecaminosa y malvada. Jojo.

Post mío con más comments (que también fue el más cortito del año): el del segundo conteo electoral.

Mejor fotopost: Crónica de un lavamanos.

***

Nomás espero que la fiesta de este 31 desbanque a las mejores pedas del año. Y aunque no lograra quitarles el primer puesto, por lo menos estoy segura de que cumpliré aquel sabio precepto que me enseñó Gabriel: no hay que terminar el año como lo empezaste. ¿Sumida en la espiral de la depresión -y era sólo el principio-, angustiada por pedos que no me pertenecían, yéndome temprano a dormir por jetas ajenas y con el odio contra mí misma en su apogeo? De ningún modo. Ya estoy del otro lado. *Carita feliz*

Etiquetas:

34 Comments:

Publicar un comentario

<< Home