Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

viernes, diciembre 22, 2006

Novedoso método para predecir el futuro

¡No le saqueeee, no le saqueeee! Le leo la mano, le leo la fortuna, ¡le digo si le ponen los cuernotes!

Así gritaba el ese ñor sórdido que se hacía bolita debajo de su sombrilla, allá en tierras de Coyoacán Joe. Yo una vez solicité sus servicios, hace una eternidad -tendría yo unos 16 años- y no le atinó absolutamente a nada. Me empezó a hablar de cómo me llevaba con mis hermanos (en ese entonces creía ser hija-única-completamente-única, luego me enteré que tenía medios hermanos, pero como decía la Nana Chona -¿quihubo con la referencia cultural- "esa es otra historia"), de que sí me ponían los cuernotes (¿pero quién? No había hombre que se fijara en mí, una metalera gordita con playeras de Pantera y Sepultura talla XXXXXL que me llegaban a la rodilla) y de que la relación con mi mamá era pésima (toing). Le di sus 20 pesos y me fui a comprar discos metaleros o algo así.

Luego ps el ñor se murió. Gran pérdida para la humanidad.

Hasta ahí llegó mi confianza en los intérpretes místicos. A partir de entonces mi pensamiento mágico se limita a preferir la caja de cereal que trae posibilidad de sacarse el viaje por todo el mundo o la iPod china a la que no.

PERO

He descubierto las fabulosas posibilidades para predecir el futuro de las maquinitas de chunches de a peso. El procedimiento es el siguiente:

Elija una máquina de chunches de a peso. En mi caso, opté por la de bolitas de goma que estaba en el Gigante al que fui a gastarme mis vales de despensa:


¡Pelota loca!

Fíjese usted en los importantes avisos que la máquina pueda tener para usted.


Y si ve al malhechor, ps denúncielo, no sea.

Deposite un peso, gire la palanquita, y mire lo que el destino le depara:


¿Eh? ¿Una pinche bola color carne? ¡No mamar!

Lo mejor de este método de adivinación es que si a usted no le gusta su destino, puede ir a otra maquinita y volver a intentar. Yo caminé un par de cuadras y me encontré con ésta afuera de una paletería:


'Ora sí pinche máquina

Repita usted la operación del peso y la palanquita y disfrute.


¡Xram!

Mi destino: una mosca con las alas al revés. Poesía pura.

Etiquetas:

52 Comments:

Publicar un comentario

<< Home