Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, enero 14, 2009

Perdóname blog por abandonarte

No lo vuelvo a hacer.

Desde el viernes-sábado ando de vuelta en el Defe. En mi vuelo de regreso no permitían sobrepeso en las maletas, ni aunque estuvieras dispuesto a pagarlo (¿?). La poltoliqueña de la ventanilla nos dijo: llévenselo puesto. Y entonces yo con ropa térmica + playera vaciladora + vestido extravagante con aplicaciones de piel y metal + suéter + abrigo 1 + abrigo 2 + abrigo 3 (bajo el brazo). Como si en la cabina no fueran a pesar lo mismo las cosas. Qué tal que el vuelo se caía por culpa de mis zapatos y suéteres y cosas tontas de Perpetual Kid.

Ese día, el viernes, llevé a mi papá a Max Brenner: Chocolate by the Bald Man, el lugar donde todo es de chocolate. Estaba atascándome yo una pizza de chocolate y esperando mi panecito de chocolate relleno de chocolate con salsa de chocolate cuando suena mi teléfono: "Si buenas tardeeees, le hablamos para confirmar su cita con el nutriólogo el luneeeees". Ay, qué pena.


Estaba TAN rica.

Mi papá también es un bald man:



Más tarde fuimos al trabajo de mi tía Pauline, que está en el mismo edificio de Condé Nast Niuyor, y que tiene vista a Taimscuer:

Nada que ver con el edificio pachiche de CN México en las Reputísimas Lomas.

También fuimos al equivalente de Fantasías Miguel de allá, donde manejaban la legítima aplicación de brillantitos de OBAMA:



Luego comimos hamburguesas White Castle (¿se acuerdan de que llegaron a México, por ahí del 99 o 2000, y que fracasaron, sniff, a los pocos meses?) y nos subimos a nuestro avión.

***

Fotos de días anteriores.

-Fuimos a un bar de rusos donde NO PERMITÍAN meter abrigos.

"Pero es que tengo frío", y el ruso malo te señalaba el letrero. "Pero es que no le quiero pagar 28 pesos por que me guarde el abrigo", y el ruso malo te señalaba el letrero con cara de que iba a golpearte. Bien grosero. Pero qué ricos vodkas de saborcitos, eso sí.

-Jackson Heights, el barrio indio, es fabuloso. Tienen su cine de puras películas de Bollywood y en Jackson Diner hay bufé de a 10 dólares con la mejor comida del universo. Ahí juntito hay una tienda de dulces que a primera vista parecen globalichairos, como los que venden en la estación de camiones de Tangancícuaro o Cholula, pero noooo, son una cosa bien distinta.


-Ahí mismo en la estación de metro Jackson Heights, vimos este camión:


Nos acercamos y:


Estoy confundida. ¿Que no hay un equipo que se llama el Neza? ¿No son los diablos rojos del Neza? ¿O esos de dónde son? ¿Por qué contaminar el azul y oro (jojojo) con el nombre de otro equipo? Ne.

Volteamos y:


Y a unas cuadras:


Y también:


Y en el metro, abandonado en un asiento:


"A güevo putos."

-También visitamos el Museo de la imagen en movimiento, en Queens, por recomendación de Iván. Y no mamar qué chido está. Tienen a Yoda y a Chewbacca, ái nomás, y unos vestuarios de Richard Gere, jiji, que siempre me recuerda este post maravilloso de Mario.


Y ya. Próximamente: posts mexicanos.

Etiquetas: , ,

66 Comments:

Publicar un comentario

<< Home