Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, octubre 22, 2008

Lecturas de gimnasio: e

Quizá recuerden mi glorioso paso por el mundo de la publicidad (no, no voy a linquear a ya-saben-qué-post). Entré sin saber lo que era un copy (o sea yo) y salí llena de terminajos en pikinglish, como: brif, agüarnes, engueichment, trisisti, guordofmaud, draitogüeb, coltuacshon, branecspíriens, fónel, costumeryorni, pointofsel, brandin, marquetsher, etcétera.

Me la pasé bien, fueron nueve meses en los que aprendí todo lo que mi profe de la materia "Publicidad" no me enseñó (el güey se llamaba Hugo Sánchez –jijiji–, le decían "EL PETANPCHICHI DE LA COMUNICACIÓN" –más jijijijiji– y tenía el mismo peinadito que el afamado ex futbolista –recontra jijijijiji–). Y ahí estuve hasta que me hicieron una oferta laboral que yo ingenuamente acepté, y que a la mera hora resultó no ser el cofre lleno de oro prometido, sino un puñado de cuentas de vidrio (o un palmo de narices, que para el caso es más o menos lo mismo).

Pero basta de lamentar mis penurias laborales y financieras. Hoy es un día para estar felices, porque después de 2700 calorías terminé e (los españoles le pusieron e-jecutivos, un añadido absurdo como los que le ponen a las películas, tipo... no sé, Juno: crecer, correr y tropezar, pfff), una novela que se desarrolla en las oficinas londinenses de una agencia de publicidad trasnacional, y que está narrada todititita a través de e-mails de sus empleados.

En la Feria del Libro del Zócalo estaba a 30 pesos, como parte de los libros-que-nadie-quiso-comprar de Editorial Planeta. ¡Qué escándalo! De haber sabido hubiera comprado 10 y luego, no sé, haría una rifa, porque no aparece en catálogo ni en Gandhi ni el Sótano ni en las librerías del FCE.


(Clic aquí para hojearlo en Amazon.)

No saben qué pinche libro tan divertido, especialmente para los que hemos trabajado en una agencia, pues es CABRONAMENTE realista. A casi todos los personajes les puse la cara de alguno de mis ex coguorquers. Están la secre rezongona enamorada del jefe, el director creativo arrogante que ningunea a sus subordinados pero les roba las ideas para atribuirse todo el crédito, el encargado de time sheet que envía anuncios de cosas inútiles que a nadie le interesan, el director de cuentas que trata como basura a sus empleados pero que es más pendejo que una zanahoria, el güey de administración que pide que "si de favor no pisen la alfombra de la recepción porque se está despegando", el cliente libidinoso, los creativos cínicos y cábulas, la copy chaira que no quiere aceptar cuentas que atenten contra el medio ambiente, etcétera.

Se me salieron varias carcajadas mientras estaba en la elíptica, y unas señoras del gimnasio voltearon asustadas porque creyeron que me estaba ahogando. También hubo momentos de gran emoción, así de "no mames no mames no mames qué va a pasar, ¡que ya le entreguen el paqueteeeeee!" en los que hasta pedaleaba más rápido, como si estuviera oyendo mérol, así de adrenalínicos me caidemadres.

El único pero es la traducción, demasiado clavadamente española. Peeeero no me quejo, porque supongo que la versión original está llena de slang que me hubiera tardado seis años en descifrar.

Gracias a Falconi por la recomendación.

Etiquetas:

48 Comments:

Publicar un comentario

<< Home