Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, octubre 08, 2008

Excursiones

Ya ven que en las escuelas manejan eso de "vámonos de excursión", ¿no? En mi primaria-chocita-de-tabicón peludo, hasta eso, nos sacaban a orear dos tres seguido, hasta al Nevado de Toluca nos llevaron, con sus lagunas esas chingonas. Bien bonito. Pobres pero paseados.

Pero entonces entré a la Anexa, ese despreciable recinto educativo al que le debo muchas historias y posts. Ahí las excursiones eran un "premio" (como las croquetas rellenas para los gatitos –ay los gatiiiiiitos–), y nos teníamos que "portar bien" para que nos sacaran a pasear.

En primer año nos portamos bien, ¡bien bien bien! Le dijimos a Condorito, nuestro profe:

Niños: ¿A dónde nos va a llevar maestro?
Condorito: A la Alameda Oriente y al zoológico de Aragón. Es que vivo por ahí.

¡Gracias Condorito!

En la Alameda Oriente no crecía ni brizna de hierba. En el zoológico de Aragón los animales nadaban en caca, tenían sarna, estaban pachiches como duraznos apachurrados de la Bodega Aurrerá, habían perdido la voluntad de vivir. Se me trepó el chairo. Me insolé y se me despellejó la nariz.

En segundo año no nos portamos bien, y un día llevaron a Tania Libertad a la Anexa y no nos dejaron bajar al concierto y mejor nos dejaron encerrados viendo fijamente el pizarrón (un aplauso para los métodos educativos experimentales de la Normal Superior). También nos dijeron que parecíamos punks por usar pulseritas chairas. Ay, los maestros, tan nacos.

En tercer año no nos portamos bien, pero le insistimos tanto a nuestra maestra (a la que llamábamos CALAMBRES, jojo) que al fin accedió.

Niños: ¡Queremos ir a El Rollo porque sale en la tele!
Calambres: No porque está muy lejos. Si quieren los llevo a Ixtapan de la Sal, sirve que yo me sumerjo en las aguas terapéuticas y se me alivianan los calambres.
Niños: ¡Pero el agua está amarilla y huele a popó!
Calambres: Pues a ningún lado y nos quedamos a repasar la historia oficial del libro de editorial "El Galeón".

Entonces un monito al que le decíamos Vegueta levantó la mano y empezó a hablar, muy elocuente él:
Vegueta: Hay un balneario padrísimo, por El Rollo pero mucho más cerca, está increíble, se llama Aquasplash, ¡vamos!

Como entonces no había Google para corroborar la información, todos nos la creímos, hasta Calambres. Hoy podríamos entrar al sitio, ver el intro de la animación de la gotita que se avienta al agua, y decir: no mamarsss.

Pero no, así que fuimos a Aquasplash.

Una niña se metió a la alberca y se le salieron los rellenos de papel Regio que se había metido en el traje de baño por motivos estéticos. A otra se la sabrosearon unos galanes de balneario. A alguien se le cayó un sandwich al agua (ya no supe si se lo comió). Un compañerito tomó video de todas las chichis y nalgas de las del salón (Mario y yo aún conservamos el VHS).

Creímos que ya no habría más paseos escolares.

¡Pero sí! ¡Qué alegría!

Nos llevaron a...

Al Toks. A desayunar. Pusieron videos de monas en traje de baño. Las niñas estaban escandalizadas. Yo pedí bistec en salsa pasilla. Memorable.

***

Epílogo:

¿Qué pedo con los BALNEARIOS? ¿Por qué les hacía ilusión ir a remojarse en aguas puercas llenas de pipí? ¿Que no todas las niñas de secu estaban igual de acomplejadas que yo? ¿Entonces cuál era la necedad de ir a exhibir carnes al estado de Morelos?



¿A dónde llevarán ahora a los niños? ¿A las playas de Marcelo Ebrard?

Etiquetas: ,

59 Comments:

Publicar un comentario

<< Home