Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, julio 23, 2008

"Se me declaró"

Por motivos laborales estoy leyendo Quiúbole, sí, el best seller para "jjJjJjJjJjJjjjjóvenes". Ahí dice que eso de la "declaración" ya no se usa. Y yo apenas vengo a enterarme, porque hace diez-y-tantos-años todavía era una ley. Por lo menos en la Anexa (jaja, que tiene "un blog", imagínense al ñoñazo que lo abrió), pero puede que sea porque esa escuela se aferra con uñas y dientes a las prácticas del siglo XIX.

Cuando entré a aquel deplorable recinto educativo, pasaba los días soñando con que este güey "se me declarara". Pero nomás ñe. Entonces uno llamado Miguel, que era de tercero y manejaba el bigotito secundariesco espantoso, "se me declaró" en un "descanso" (allá los recreos se llamaban así). Y zaz que le digo que sí. Y zaz que me arrepiento esa misma tarde, porque, ¿ps qué iba yo a hacer con ese güei que me caía bien pero que nomás ni me gustaba? Y que lo "corto", ese mismo día, ja.

Luego, en segundo, yo andaba tras uno de primero, al que después Mario apodaría Zerjito por su gloriosa ortografía. En una "tardeada" (jaja, qué tal nuestras querméseses disfrazadas de "cosa ruda" porque ponían música dance) zaz que se me declara, y zaz que le digo que sí. Con él me di mi primer beso con babas "voluntario" (la triste crónica del primero-primero está en este post), y estuvo bastante ñe. A las dos semanas lo corté porque no tenía absolutamente nada de qué hablar con él.

Después vino un basquetbolista horroroso y todo totopo, un tal Carmona, que era de tercero pero ps a mí me gustaba quién sabe por qué. Se me "declaró" justo antes de salir de vacaciones de Semana Santa. Nos dimos un beso con babas afuera de la Anexa. Estuvo... con babas.

Durante las vacaciones yo me la pasé suspirando por este güey, y recuerdo perfectamente que un día estábamos en mi casa él, Mario y yo, y alguien me habló para decirme que había visto al tal Carmona con una mujerrrrr, y yo feliz porque ya tenía pretexto para cortarlo (ja, "cortarlo" y no llevábamos ni media hora de noviazgo efectivo) para entonces empezar mi historia de amorrRRrRrRRrrr con el ya dos veces mencionado Mireles.

Y nada, que ese güey, el Mireles, nunca "se me declara". Aunque jamás olvidaré una caminata que tuvimos por los pastitos de entre Reforma y Polanco, ahí por el Museo de Antropología. Ay, mi corazón semibasalirrrrrr de la emoción cuando me abrazaba el condenao. Pero nunca nos dimos besos, ps no, cómo, si no "se me había declarado".

Con mi corazón roto llegué al final de segundo, y el último día de clases, en una semifiesta vespertina (sin alcohol, porque ése no se lo manejaban los alumnos de la Anexa, tan ñoños) me di sendos besos con el tipo de este post. Al final de la besuquiza (que no llegó ni a segunda base, porque esas bases no se las manejaban los alumnos de la Anexa, tan ñoños), ps claro, "se me declaró". Y yo todavía que le hago a la mamada de "déjame pensarlo", jaja.

Y al fin llegué a la Prepa 6, donde uno suponía que ya no se darían mamadas del tipo "se me declaró". Pero ahí tienen que mi primer noviecín de primer año, uno que era rapero y al que Mario después apodaría "Jefe Indio" (no me acuerdo por qué, ¿tú sí?), "se me declaró" después de un atascón en la Plaza de la Conchita en Coyoacán (chairiiiiísimo). Obviamente lo hizo porque me vio tan piche ñoña y bajada de la Anexa a tamborazos que supuso que sería la única forma de agarrarme las chichis. Y de hecho puede que haya acelerado el proceso.

Después ya no hubo declaraciones. Las cosas empezaron a darse normalitas, así de un beso y después lo que sí y lo que no. Como en Quiúbole, precisamente. "Me siento identificada". Jojo.

***

Sondeo:

¿A ustedes se les declararon? ¿Ustedes se le declararon a alguien? ¿Soy la única con este tipo de ñoñistorias?

Etiquetas:

102 Comments:

Publicar un comentario

<< Home