Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

martes, agosto 05, 2008

Ya no me compré el iPhone

Afortunadamente ya estaba agotado (ps sí, a huevo), pero no fue en vano ir al centrodeatenciónaclientes porque les gritoneé de que por qué coños no habían reestablecido mi línea si ya había pagado mi cuenta por internet y que por qué coños no servía bien su sitio y que si creían que yo tenía su tiempo y que le dijeran a Slim que decía yo que chingara a su madre. En lo que esperaba que el empleado-de-Slim fuera a arreglar el desmadrito, me puse a husmear entre los papeles que tenía en su escritorio. Entonces vi la fotocopia del pasaporte de un hombre sumamente guapo, ayniñodios qué guapo era, y eso que era foto de pasaporte, y las fotos de pasaporte siempre te restan por lo menos un 30% de guapura, entonces en persona seguramente era más guapo que el guapo de la Gandhi. Y la fotocopia tenía ahí su teléfono anotado y hasta el equipo que había comprado. Pensé en copiar el número y llamarle y preguntarle que cómo le había salido su iPhone negro de 16 gigas y luego dejar que me invitara un café y se enamorara de mí, pero me abstuve.

Luego en la noche fui a Cinemex a recoger un pinchurriento premio que me gané, y no mamar, fue la ardidez máxima. Es que entré a un concurso de Sex and the City de "escribe tu historia más 'atrevida'" (¡bájale atrevimientos!) y zaz que le entro, porque los premios estaban chidos: un Mercedes pinchito y un viaje a Niuyorts para cuatro personas, y luego ya otras cosas más ñe como bolsos Swarovski (esa mamada qué) o ropa de Maringo (oficinismo extremo). Como es mi costumbre, usé la técnica de los prestanombres, tons metí una "historia atrevida" (¡ja!) firmada por mí, y dos bajo registro ajeno. La "mía" estaba bastante chafita, pero las que entraron a nombre de Falconi y de Sirako quedaron así de no mames padrísimas, y estaba yo segura de que ganarían, así de perdis, la bolsa de vidrios brillantes.

ERROR.

No conté con que el pinche concurso era SEXISTA y que todos los premios se los iban a dar a las viejas. ¡Y luego por qué soy misógina!

Total que sólo hubo premio para mí, de los más piores: la serie en devedé (que me pude haber comprado pirata en San Cosme), el libro (con una traducción que hace llorar al niño dios) y el disco (rayado, de verdad, salió malo). Llegué a la premiación y no pude ocultar mi suprema ardidez cuando entregaron los premios buenos. El viaje a Niuyor se lo llevó una mujer que traía los zapatos más feos que he visto en mi vida, así blancos de plastipiel con hebilla dddDdDddirooo, y un marido todavía más horrendo que los zapatos, y que luego luego se veía que iban a llegar directito a la estuatuadelalibertá y "ay qué fea está la ciudad, muy sucia" y al gráunciro a llorar como Delfín-hasta-el-fin y sale bai. El Mercedes pinchito se lo llevó una que se hizo rulos en el pelo para la ocasión, y que dijo "¡ay qué bonito cochecito!" cuando le dieron la llave (me dio repelús). Luego exclamó: "¡Pero cómo me lo voy a llevar ahora mismo! ¡No le avisé a mi tía! Es que lo voy a guardar en casa de mi tía, porque ella tiene SEGURIDAD y GUARURAS, ¡obvio!"

(paréntesis: ODIO la pinche muletilla "obvio", ¡prrrt!)

Yo no cabía en mi ardidez, no lograba disimularla. Ash, yo ya me hacía vendiendo el pinche coche y dando el enganche de una cuarto de azotea, o agarrando la peda en Niuyorts con Falconi, Sirako y Rodrigo (que además de prestanombres contribuyeron con las historias, bueno, de hecho las historias eran toditititas de Falconi porque él es un hombre de mundo con canitas de ejecutivo).

Pinches viejas.

Ya vendrán otros concursos, mientras seguiré trábeje y trábeje para pagar mi renta y mi tanque de gas, mjmjmjm.

Etiquetas: , , , ,

39 Comments:

Publicar un comentario

<< Home