Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

lunes, mayo 26, 2008

Los neoyorquinos son bien amigables

Me caga la gente que viaja y que sale con el típico "es que goooooei, en *nombre de la ciudad visitada* es otra cultura gooooei", como ya he referido en otros posts. Pero qué chingados, yo también lo voy a hacer.

Es que en verdad estoy sorprendida por lo natural que es iniciar una conversación con cualquier persona en la calle. En México, si le hablas a alguien, te ve con cara de que lo vas a asaltar o de que estás loco, así como de "¿y tú por qué chingados me estás hablando si yo NO TE CONOZCO?". Aquí en cambio he estado trabando amistad hasta con las tomas de agua y las maquinitas que venden Metrocards, y hoy que me estrené mi playera de "I hate mayonnaise" fue tremendo:



Toda la gente la comentaba: los que estaban de acuerdo conmigo, los promayonesos que me exigían una explicación ("¡Cóumo chingadous nou! ¿Pour queeeéh?) y los que me preguntaban dónde me la había comprado (respuesta: aquí). Un señor de plano me explicó que odiaba la mayonesa y todos los productos derivados del huevo "porque los huevos están destinados a ser pollitos, no nuestro desayuno".

***

Hablando de desayuno, el otro día me lancé a la que se supone que es LA MEJOR pizzería de Brooklyn: Di Fara.



Parte del encanto -y por lo que se puso de moda- es que es un local microscópico, inaugurado hace como 40 años por el mismo ñor que ahora fabrica personalmente laz pizzas, así despacito y con cariño.


Con ustedes: Domenico DeMarco, que ese día traía puesta su gorrita -según unos parroquianos, casi nunca la usa. Habla con un chingo de acento italiano, y nunca se le quitará, como a los argentinos de la Condesa el suyo.

Tiene un achichincle barroso que nomás se hace pendejo y que no ayuda, así que en horas pico puedes estar esperando el día entero. Yo como fui a medio día, cuando a los gringos apenas les empieza a dar hambre, luego luego obtuve mi rebanada de plain pizza, que en efecto estaba de no mamar.

De ahí me desprendí a Coney Island, que es la tierra prometida de las fotos vaciladoras, ahí luego las publico. También fui a Beacon's Closet, la tierra prometida de la ropa vintage, y luego me regresé a Manhattan a pasiarrr. Próximamente: fotos de las compras más insólitas.

Y ya me voy, mañana conoceré a mi familia gringa, ¿qué tal eso, eh?

Etiquetas: ,

104 Comments:

Publicar un comentario

<< Home