Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

jueves, enero 31, 2008

Post "subido de tono"

Ayer fui a un teibooool.

Nunca había ido, los intentos anteriores en mi vida se habían visto frustrados. La primera vez fue hace milenios, cuando estábamos en la prepa. Pretendíamos ir al "Titanic", en Iztapalapa, pero todos teníamos muchas ganas de hacer pipí así que terminamos en casa de no sé quién (en el baño) y luego a dormir y tan tan.

La segunda iba a ser con mi ex novio malo. Para ese momento ya no andábamos, y estábamos en un absurdo intento de "ser amigos". Él quería llevarme a huevo porque le encantaba la idea de que una puta me bailara. A la mera hora le cancelé, porque yo estaba crudona y cansada y nomás me iba a estar quedando dormida mientras "la ardiente Brittany-Samira" me hacía bomborolón y ps es de mala educación andarse quedando dormida ante espectáculos de ese calibre. Por mi "siempre ya no vamos" el güey se enojó tanto que nunca me volvió a hablar y se dedicó a escribir cosas feas de mí en su blog ("la novia más naquita que he tenido"), jojo.

Ayer al fin se armó el plan con los de la oficina (ps sí, es un plan completamente oficinesco). Fuimos al Clóset, putero de la Condesa que suponíamos iba a tener buen casting porque ps gooooei, es la Condesa gooooei. Pero tómela barbón, pura mujer fea-feísima caminando de un lado a otro del escenario, porque ni bailaban, los tubos estaban de puro adorno. La autoestima de las chicas del público subió hasta niveles insospechados al ver las lonjas y la celulitis y los feos rostros y las inexistentes nalgas y las pantorrillas flaquísimas y las tetas chiquititas (o ridículamente operadas) de los peludos y desproporcionados objetos del deseo.

El público "de verdad" estaba bien chido. Oficinistas libidinosos, varios grupos de chiquillos calenturientos, una ñora machorrona que iba con un chavito o chavita (nunca supimos) a enseñarle lo que era bueno. Y lo mejor de lo mejor era la alfombra de espacio exterior. También me gustó el dibujito del baño de hombres:


Divertido, sí, pero los conocedores de téiboles estaban enojadísimos, "hubiéramos ido al Solid Gold, ahí sí hay croatas y rusas bien mamacitas". Los no conocedores coincidíamos en que hubiera sido más divertido ir a un putero de quinta en Garibaldi: más jocoso y más bara-bara.

No hay que andarse con medias tintas.

Etiquetas: , ,

81 Comments:

Publicar un comentario

<< Home