Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

lunes, abril 11, 2005

De vuelta a la normalidad

La verdad sí llegó un momento en que la abstinencia de posteo, más que a tareas atrasadas y compromisos con la muestra, se debió al deseo de ver más de 100 comments en el tópico sobre AMLO. Se puso muy bueno. Ah, pero el tema no se va a olvidar, no se crean. El nivel de chairez anda muy alto estos días, y hay que mantener el asunto en boca de todos.

Pero bueno, ya, mi vida, temas mundanos, cosas que se-morían-por-saber:

- El jueves, por irme de mitin, boté mi examen de inglés. Como mi maestra es bien de derechas, fui prudente y le inventé un pretexto campechano de dolores de barriga y compromisos de trabajo compuestos. Hice el examen extemporáneamente, en un rinconcito del salón, sin mayor contratiempo que una discusión simultánea sobre el aborto en la que me moría por participar (contadoras e ingenieros clamaban en inglés azteca ps es que it's a crime!, y yo sin poder decir nada, qué tortuoso).

- Hoy me comí una torta de queso blanco del puesto que está junto a la Ghandi de Quevedo. Excelente pan, fresco y crujiente. No obstante, salsa de chipotle avinagrada. Una pena.

- En la prepa era pésima estudiante porque me la pasaba durmiendo. En serio. Llegaba, cuando muy temprano, a las 10, y luego luego me regresaba a mi casa porque ya tenía sueño. Alguien sugirió que podía deberse a un temor cerebral, pero el pánico no duró más de una semana.
Bueno, el chiste es que dormía un chingo. Siempre creí que parte del problema se solucionaría si rentaran camitas mullidas en alguna de las casas aledañas al plantel, no pa' coger, sino para echar un sueñito entre clases. Pero a nadie se le ocurrió nunca (el negocio más arriesgado que surgió en las inmediaciones prepaseisenses fue una fonda especializada en pescadillas, giro destinado al fracaso).
Hoy, 5 años después, fui a ver Las horas del día. No es que estuviera mala, pero me quedé dormida involuntariamente, así, de plano, sin darme cuenta, durante hora y media. Fue una siesta profunda y deliciosa. Muy tardé recibí la iluminación: en la prepa hubiera podido lanzarme a las funciones de cine matutinas a babear la butaca. Hotelazos con descuento para estudiantes.

31 Comments:

Publicar un comentario

<< Home