Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

domingo, marzo 29, 2009

Día de compras

Cada vez que veo el anuncio pendejo de Cinemex del papá pirata me emputo más y más y más y más y más y MÁS. Así que hoy fui con Pau, Bob, Sirako, Gonzalo y Falconi a Tepito a comprar PELÍCULAS PIRATAS.

Yo adquirí 14 títulos en el fabuloso puesto del egresado del CUEC, un señor encantador que en vez de contaminar las pantallas con cine pretencioso propio contamina nuestros toca-devedés con cine pretencioso ajeno. También encontré las dos primeras temporadas de Weeds, unas de Seinfeld, las películas de Daria, y, nada más y nada menos que...


¡Las dos primeras temporadas de SAVED BY THE BELL!

Clávense en el personaje misterioso, ¿quién diablos es?

También compré películas vaciladoras, tales como: Darketo Asesino, El Darketo, La Venganza de los Punks, y, cómo no, mi copia de Emos contra Darketos:


No puedo esperar para verla.

Ya de camino al Zócalo nos topamos con un puesto-montaña de tenis y zapatos de esos bien chingones. Agarré un hermoso ejemplar de teni Adidas multicolor y pregunté: ¿De a cómo? Y que el puesto me dice: De a tostón el par que gustes.

¿50 varo por un par de tenis hermosos que en San Felipe cuestan 300 y que en la Condechi te dejan caer de a 200 dólares?

Pero entonces el puestero agregó: Pero ningún zapato tiene par, tienes que armar el tuyo a tu gusto.

Chin. No es que me dé miedo y me dé espantos tener zapatos de diferentes diseños y colores, pero con eso de que estoy chueca de la columna y de las rodillas, pa que jugarle con tenis de pisada y altura diferentes. Así que por eso me compré estos dos bellos ejemplares de reducidísimas tallas:


Martini y Lola la Trailera se venden por separado.

Los compré para in-ter-ve-nir-los (los zapatos, no a Martini ni la película) y convertirlos en cosas de protodiseño vacilador. Se me ocurren las obvias: clavar el blanquinegro a la pared y usarlo para poner plumas-pinceles-lápices, y la chiquidóctor usarla de maceta, pero quiero hacer algo más original gooooei, ¿sugerencias?

***

Para llegar a nuestros puestos de PIRATERÍA favoritos, en vez de agarrar el camino Reforma-Comonfort, nos fuimos por la colonia Morelos. Y qué bárbaro, qué bonitas construcciones hay, ya urge que la mano purificadora de Slim pase por ahí y la convierta en el "place to be" (jaja, esa expresión me choca y me da repelús). Ya ni les tomé fotos porque traíamos prisa, sólo a esta pizzería:



Y a este café:


Trivia: ¿de qué es el pastel sanguinolento?

***

Mañana salen los boletos de Metallica, y yo a esa hora tengo una JUNTA. O sea, una JUNTA. En vez de estar afuera de un Mixup como adolescente desesperada, estaré ganándome el pan de cada día. O SEA.

La última vez que le pedí a mi mamá que me comprara boletos para algo, me consiguió una primera fila... en Guadalajara. Pero ahora no habrá fechas en otros estados, además no hay presión de que si la primera fila o la mil, sino que es entrada general. Con que no se acaben ya estuvo. Brbrbrbr, pero igual qué NERVIOS. Pinches días de venta de boletos, me estresan TANTO.

El otro día, rascando en mi cajita de recuerdos, encontré mi boleto de Metallica de hace 10 años:


Está horrible, no sé qué tinta usaban en aquellos tiempos que desde el principio te los daban todos desteñidos –aunque creo que el tiempo no ha ayudado mucho–. En la foto no se distingue ningún dato (pinche cámara del iPhone sin macro ni nada), y de cerquitas con trabajos, pero básicamente era un gran lugar.

Me pregunto qué pasará con ese boleto y todos los del fondo: ¿los venderán como antigüedades en La Lagunilla en 2097?

***

Ya terminó el Festival, pero mañana el chairiconcierto de Kusturica, ¡ya déjenme dormir!


Etiquetas: ,

66 Comments:

Publicar un comentario

<< Home