Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

domingo, marzo 22, 2009

¿A dónde se fueron mis discos de Metallica?

El 20 de abril de 1999 estalló la huelga en la UNAM. Entonces no sabíamos que iba a durar no uno no dos no tres no cuatro no cinco no seis no siete no ocho no nueve sino DIEZ meses, así que los compañeritos de Prepa 6 no nos preocupamos por intercambiar teléfonos, y como en aquel entonces no había Messenger ni mucho menos Facebook (se usaba el ICQ), ps de plano no supimos nada de nada de los demás en todo ese tiempo.

La gente se quedó con el recuerdo de la Tamara que del 20 de abril de 1999: un tamalito obsesionado con un solo tema: METALLICA. Edemege y Mario andaban en las mismas, y los tres éramos Hetfield esto, Newsted lo otro, Hammett aquello, Ulrich y la verga de ocho patas.

Y ya. Fue el concierto, gritamos y sudamos y cantamos y lloramos y al día siguiente despertamos con un vacío existencial del tamaño del Foro Sol.

Me-ta-lli-ca.

Con los meses buscamos (tuvimos que) otras formas de entretenimiento. Descubrimos el cine, la cerveza, la ciencia, los libros, a Lovecraft (jaja, miles de posts aparte merece ese güei), los tacos al pastor con queso de $1.50 de la colonia Del Valle, la ropa vintage... y a Lacrimosa.

Y "con esos pinches darquetos" todo valió madres.

Nos hicimos bien fans. Nos compramos discos, pósters, playeras. Hay una foto legendaria que me encantaría recuperar, donde estamos Mario, Edemege y yo sentados en un sofá, los tres con playeras de manga larga de Lacrimosa, y ellos dos traen LA MISMA, con la portada del Elodia. (Me urge buscar esas cosas ridículas en mi pecesota).

En octubre de 1999 vino Lacrimosa a México. Y todo volvió a valer madres.

Fuimos a los dos conciertos. La primera fecha fue terrible-memorable:

(Mario, perdón, te balconearé de nuevo).

Mario estaba en su etapa "de enojarse", y fue el que llegó a las 6 AM a formarse para estar hasta mero adelante. Luego lo relevamos y él se fue a descansar a su casa y por alguna razón le llamé por teléfono (desde uno público, no había celulares) y se enojó por algo y me habló feo y me colgó sin despedirse, y a mí me dio tanta vergüenza con mi amiga Anna que seguí hablándole al "bip bip bip" para fingir una despedida digna: "órale al rato nos vemos bai". Te paaaasas güei.

Lo pior (no, bueno, espérense que eso no fue lo pior) fue que a la mera hora al pobre no le tocó primera fila, y a mí sí y me sentí fatal, estuve a punto de cedérsela PERO ES QUE era Lacrimosa, y los amaba tanto tanto (jaja y más jaja) que no pude.

Y ya, el concierto fabuloso y yo gritando como idiota y pidiendo canciones y casi las lágrimas, etc. Después del evento, todos sudados y despeluchados, fuimos a perseguir a la banda a su hotel (uno llamado RIAZOR que está sobre el Viaducto, todo feíto), y en lo que esperábamos que llegaran, Mario se fue a comprar unas aguas. Y (ahora sí LO PIOR) por supuesto que los lacrimosos llegaron mientras ese güei estaba en la tiendita, y nos firmaron nuestros discos y la foto del recuerdo y sale bai ya nos vamos a dormir, y Mario regresó con sus dos litros de Bonafont y cuando vio nuestras caras entendió lo que había pasado y dejó caer la bolsa no biodegradable con todo y compras y procedió a, adivinen qué, enojarse.

Sniff.

Al día siguiente todo fue más tranquilo y bonito y Mario sí estuvo en primera fila y yo pide y pide "Seele in Not" y zas que la tocan y yo de la emoción le partí el labio accidentalmente a un güei de Puebla que había venido al concierto.

Edemege no pudo ir porque no mames tengo que ir no mames güey con mi tío no mames vale verga puta madre con mi tío al Colegio Asturiano güey a vender pinches putos algodones de azúcar pero no mames pinche Asturiano las viejas no mames están buenísimas pinches diosas güey siempre las memorizo para luego jalármela no mames pero cómo me caga vender algodones no chingues y me voy a perder la segunda fecha de Lacrimosa por eso no mames.

En la noche también fuimos al hotel por más autógrafos, y Edemege se nos unió con todo y hot cake del payasito de Lacrimosa del güey que hace hot cakes con dibujitos en Coyoacán. Se lo dimos a Tilo Wolff y él: ¿juarafoc?, pero bien contento él, así de "ah qué buenos son los fans mexicanos". Y entonces Mario ya desquitó y le firmaron su discografía y se tomó la foto y se tapó la camiseta de Bauhaus que llevaba porque dijo "es la competencia".

Días después, aún embelesados por la experiencia, dijimos: A ver, ser fan de Metallica es muy caro, los cabrones vienen cada 83475 años y es imposible estar hasta adelante por el tamaño del concierto, son unos tipos inalcanzables, y además su música ya nos hartó de tanto escucharla. En cambio las presentaciones en vivo de bandas chiquitas como Lacrimosa cuestan de a 300 pesos y sólo es cosa de llegar temprano para apañar primera fila, las versiones mexicanas de sus discos son el equivalente a las japonesas y son digipack y están llenas de bonus tracks y cuestan sólo 100 pesos en el Chopo, además con algo de esfuerzo conoces a la banda y convives y les haces preguntas pendejas del tipo "Do you like mexican beer?". No cabe duda: Metallica no nos conviene.

Y como si fueran una marca de detergente, dijimos: ya no hay que ser fanes.

Cuando la huelga terminó y regresamos a la prepa, nuestros compañeritos no podían creer que YA NO NOS GUSTARA Metallica, ¿cómo era eso posible? Pues sí chavos, cómo la ven, Lacrimosa es lo de hoy.

OBVIAMENTE nos seguía fascinando Metallica, nomás que ya no era onda hacerlo público porque, como cualquier chamaco que no sabe qué pedo, necesitábamos ser di-fe-ren-tes, lo más que se puidera. Pero, sniff, nos deshicimos de nuestras playeras y, pecado mortal, vendimos nuestros discos, ¡todos! Ay, no sé cómo pude deshacerme del Reload, ¡mi primerísimo disco ever! SNIFF. Tan tonta. Tan mensa.

Si tuviera hoy mi playera XXXXXXL de "One", la intervendría (o bueno, la llevaría con la señora que cose en el mercado porque yo no sé ni pegar un botón) y la convertiría en una prenda de moda gooooei. Intentaré conseguir una, el sábado voy al Chopo, sí, cómo ven.

Y si por ahí anda el que compró mi Reload, véndamelo de regreso, ándele.


***

Bonus: ¡Videos horrendos de Lacrimosa!









Etiquetas: ,

61 Comments:

Publicar un comentario

<< Home