Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

lunes, diciembre 19, 2005

Fin de cursos

Yo iba en la peor secundaria del universo, una tal "Anexa a la Normal". Mario, Gonzalo y Francisco podrán corroborarlo, ellos también fueron víctimas de la pinche institución. Total, que el último día de clases, allá en el 98, yo no cabía de dicha: al fin me iría del asqueroso lugar ese. Y yo creo que en cada generación se repetía la alegría generalizada (salvo por las gordas que recitaban poesía, ellas sí se ponían tristes), pero eso como que no les quedaba claro a las "autoridades", por lo que cada fin de cursos nos obligaban a aprendernos una estupidísima rola que iba más o menos así:

Las calles están mojadas
y parece que llovió

son lágrimas de un alumno

que de la Anexa se fue

O sea. No mames.

-Mamá, mira, cayó un aguacerazo.
-No hijo, son las lágrimas derramas por los muchachitos de la Anexa, que no pueden parar de llorar ante la fatídica perspectiva de abandonar a lo alma máter, oh.

También estuba la fiesta de graduación, en un salón de fiestas, cómo no. Pero ps yo no fui a la de mi generación porque me dolió el codo pagar el boleto. Ahora me arrepiento, dicen que fue maravilloso, todos esos vestidos y peinados para criticar.


Aquí una gorda de las que recitaban poesía haciendo
eso que hacen con las servilletas para pedir que ya
les sirvan comida,en ese evento que yo me perdí.
La foto la tomó Mario, que ps sí fue.

YyyYYyy por si fuera poco, llevaban mariachi el último día de clases. Las maistras bailaban, y las gordas que recitaban poesía (ppPppPpPpero por supuesto) sí dejaban el piso lleno de charcos con sus lagrimones. Y yo, que todavía no le agarraba la onda a las cosas, me lamentaba "oh, cuánta naquez, o sea, cómo mariachi".

Digo, era secundria.

PERO me platican que algo parecido pasó en la Facultad este fin de cursos. Que hubo mariachis. No manches, el Gonzalo hasta fue de traje (perdón por el balcón). Y yo, chale, me lo perdí. Ahora que sí lo hubiera disfrutado.

El otro día fui a recoger los trabajos finales de los alumnos de la clase que adjunteo. Y me dio cosa saber que no volvería en un buen tiempo, así que fotografié las fabulosas muestras de aaAAaarrrRRrte, esas que sólo pueden darse en la honorabilísima Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Las traigo para ustedes, sería una crueldad no comapartirlas:


¡Sangre! ¡Muerte! ¡Calacas! Nótese que el escudo
mexicano les hubiera quedado mejor usando la ancestral
técnica de calcar la monedita con un lápiz.


Ahora lo saben: cuando quieran dibujar multitudes,
tan sólo dibujen unas olitas, luego les ponen pelo y/o
un pasamontañas, según sea el caso, y ya. ¡Tatán!
Pregunta: ¿qué le está dando el estudiante de mochila roja al zapatista?


Nomás díganme: ¿qué chingados tienen esos
pobres negros en la cara?

Y ya.

Bonus comentario: El mayor problema de terminar la escuela es el desempleo. Sufro.

Etiquetas: ,

38 Comments:

Publicar un comentario

<< Home