Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

martes, noviembre 04, 2008

Tragedias

Todos los niños son morbosos, y el que lo niegue es puto.

O no. A lo mejor nomás yo lo era.

El chiste es que siempre que pasaba alguna cosa digna de aparecer en la sección de nota roja del periódico escolar (en caso de que lo hubiera... y de que tuviera nota roja), yo me emocionaba mucho y quería estar ahí mérol para ver todos los detalles de cerquitas.

Recuerdo que en mi kinder piojosito de la Del Valle (no el de este post, sino al que me metieron después) una vez una niña no llevaba el CHOR blanco del uniforme, entonces se quitó la falda e hizo deportes en calzones, así nomás, sin que nadie le dijera nada. Eran todos feos, así como de nylon-de-abuelita y con encajes, y que ella corría muy quitada de la pena alrededor del chapoteadero con sus piernas regordetas y sus zapatos de charol negro.

Tampoco olvidaré al niño que se hizo popó y que de la pena no dijo nada, entonces estaba tan ansioso de que dieran las 12:30 para irse a su casa (sí, en las primarias de tabicón peludo los niños salen a esa hora, o por lo menos en mis tiempos así era) que, de los nervios, a la pregunta de examen ¿Quién fue el gobernador azteca al que le quemaron los pies? contestó "Cardinas". Así: sin el Cuauhtémoc y con el puro apellido mal escrito: Cardinas.

Y cómo olvidar al niño pálido que se guacareó en clase. Deteniendo los restos de su desayuno regurgitado con la mano izquierda, levantó la derecha para pedirle a la maestra permiso para ir al baño, porque ps OBVIAMENTE salirse del salón sin autorización previa estaba penado por la ley.

PERO las tragedias más cabronas me las perdí, porque desde chiquita tenía ESE MALDITO VICIO del ausentismo (que no se me quitó sino hasta que entré a trabajar: ahí sí bien cumplidota yo). Mi suerte era tan mala que me perdí de dos acontecimientos cumbre:

-El festival de primavera (equinoccio+Donbenito, ¡un hit!) en el que los niños decoraron sus bicicletas con flores de papel y los rostros más bellos del Benemérito de las Américas para dar vueltas por el patio de la escuela. Yo no fui porque me dio hueva y ps porque no tenía bici. ERROR. Una niña quién sabe qué hizo pero la cadena de su vehículo se le atoró en la carrrrnita y tómela, le arrancó el pellejo de la pierna. ¡SANGRE! Doctor, urgencias, puntos, vendajes, infección, ¡ALARMA!

-Un niño pálido y que siempre olía feo llamado Chuchito se tragó una moneda de las antiguas de 50 pesos, que tenían al mismísimo Don Benito en la portada, e ipso luego luego lo llevaron al doctor para que se la sacara con no sé qué métodos. Faltó una semana a clases.

Y ya.

Este post empecé a escribirlo hace un ratote, cuando lo del AVIONAZO sólo era tal, un accidente como otros. De hecho, había escrito esto:

Deseo con todo mi corazón que esta vez el taxista morboso la haya visto en todo su esplendor, y que mis ex coguorquers se encuentren con bien.

Y bueno, el punto era que yo también hubiera querido presenciar el avionazo de-cerquitas-pero-de-lejitos, como el Mario que dice que hasta vio sangre y carrrrne humana. Pero no, tuve que renunciar a mi antigua chamba para quedarme con un palmo de narices Y ADEMÁS perderme la tragedia.

También sigo deseando que el taxista lo haya visto, y ahora sé que mis ex coguorquers están bien. Y como en todo tragedión, una parte puerrrrca de mí se siente alebrestada y quiere ver las noticias toda la noche, PERO también me da miedo que todo se vaya a poner bien culero, y lo que realmente significa todo este desmadrito, y me pregunto si acaso habrá que comprar ameros (jijijii, es la mejor leyenda urbana desde las palomitas-con-celular o aquello de que la Nutrileche es la más nutritiva) y escapar a una playa virgen (donde por supuesto no los aceptarán cuando querramos comprar pescadillas; tampoco Amex ni Travelers Cheques).

Ya, pónganse a ver las noticias.

Etiquetas:

37 Comments:

Publicar un comentario

<< Home