Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, noviembre 12, 2008

La verdad

En quinto año de prepa (que en realidad es el segundo: la secu y la prepa no tienen nada que ver) era yo bien metalera. Cuando por primera vez vino Gamma Ray a México, Mario, Edemege y yo nos entregamos al 100% a las ocupaciones propias de los fanssss: pintar una manta para llevar al concierto, ir al aeropuerto a ver si conseguíamos autógrafos, irnos a formar a las 7 AM al Salón 21 para estar en primera fila, etcétera. La escuela nos valió, como diría Barbabosa, tres kilos de verga.

El lunes regresé a clases y me dijeron que me había perdido de un examen de etimologías. Fui con la maestra, que era particularmente barco y considerablemente buena onda, y ante ella me encontré con un dilema:

1) Podía decirle la verdad y apelar a su nostalgia juvenil (¿A poco usted no fue fansssss de algún grupo o algún músico? ¿No le hubiera gustado tener autógrafo y la-foto-con y todo el show?). Porque ps las mentiras hacen llorar al Niño Dios, y así yo no me iría al infierno.

2) Podía sacarle alguno de los pretextos de stock: mi mamá se enfermó, yo me enfermé pero no lo suficiente para sacar justificante médico, se murió mi hermano (jiji, no tengo hermanos, o bueno, entonces no sabía que los tenía), embargaron la casa, me asaltaron, etc.

Opté por la primera. Hasta le enseñé mi foto con Kai Hansen (jojo). La maestra dijo: ah qué chido, pero ni madres que te hago el examen.

Plop.

Lo peor es que no aprendí la lección, y a la fecha las mentirillas blancas nomás no se me dan. Generalmente digo la pinche verdad, aunque podría no decirla y no habría ningún mal para el uiverso ni sus habitantes, pero no, ahí voy y cuento y se arma la de San Quintín (¿cuál es la se San Quintín?).

Ash.

Dicen que las mentiras se hacen grandes, pero las verdades tienen muchas más posibilidades de expandirse hacia los terrenos de lo insólito, y entonces de pronto Martini tiene tres pies (jiji, los gatiiiiitos) y la luna es una papa cocida.

Etiquetas:

44 Comments:

Publicar un comentario

<< Home