Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

miércoles, junio 25, 2008

El problema de estudiar en la UNAM

No me importaron las huelgas (al contrario, le debo mucho a ese año sabático del 99-2000, crecí más con tanto ocio en el momento preciso que yendo a aprenderme cosas de memoria a mi clase de Historia de México MilOchoMil), no me importó la falta de material ni de salones de clases ni de sillas ni de pumabuses, no me importó la burocracia ni la grilla, no me importó que hubiera profes que parecen músicos del Tri, no me importaron las maestras charlatanas que escriben libros simi-eróticos de superación personal tipo Los efluvios sexuales del universo (¡¡!!), no me importaron las faltas de ortografía de mis compañeritos, no me importó que aunque hubieran nacido después del 82 fueran taaaaaan Generación X, no importó su culturosidad compulsiva ni su televisafilia de clóset ni que fueran parodias involuntarias de la rola "Los intelectuales" de Rockdrigo.

(Bueno, la verdad es que sí me importó todo eso, pero al final pesó más lo chingón de la UNAM.)

Lo que de verdad me dio enormísimo repelús, y que hasta le fecha me sigue poniendo "la piel chinita" (jiji), son los Goyas. O sea, a la menor provocación los unamitas los gritan a los cuatro vientos. Pones por ejemplo a dos güeyes de la universidad en un lugar lejano a ella, digamos, uhm, un restaurante de la colonia Del Valle (finísimo de seguro, juar). Al encontrar su terreno común lo que harán será echarse un espantoso Goooooya-Goooooya-cachún-etc. para susto y desgracia de los inocentes comensales... a menos que sean también de la UNAM, porque en ese caso se pondrían solidarios con el grito-de-guerra, aunque no viniera al caso.

Nunca fui capaz de unirme a la pinche porra. Me sentía espantosamente ridícula nomás de vociferar la primera palabra. Quedarme callada también era incomodísimo, porque ps era la aguafiestas en medio de la euforia. Seguramente mis compañeritos pensaban que yo en realidad soñaba con estudiar en la Anáhuac la carrera incorporada al Vaticano, pero que no me había alcanzado, y que estaba de mala gana en "La Máxima Casa de Estudios".

Chavos, ustedes que son creativos, deberían hacer una propuesta de nueva porra para la UNAM e ir a vendérsela a Narro.

Etiquetas: ,

57 Comments:

Publicar un comentario

<< Home