Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

viernes, noviembre 02, 2007

Sobre el derecho a la rogonería y sobre la rogonería como un pasito tun-tun hacia adelante

Desde chiquitas nos dicen: NUNCA le ruegues a un güei. Así nunca. Por dignidad y la verga de ocho patas.

Entonces cuando te mueres de ganas de rogarle a un güei no lo haces porque... porque ps eso no se hace. Y entonces empiezan los juegos de a ver quién cede primero y la chingada.

No es mi estilo. No me sale.

Antes, aunque me muriera de ganas, no rogaba. Porque sentía que los güeyes me estaban haciendo el favor de andar conmigo. Entonces, desde mi lógica, era perfectamente comprensible que no quisieran verme, que se hartaran de mí, que me dejaran plantadota, que quisieran desintoxicarse de mí; y por eso no iba yo todavía a atosigarlos con mis asquerosas dolencias de damita sensible.

Ahora sé que no me hacen ningún favor. Que no soy mal partido. Por eso sé que puedo darme el lujo de rogar, porque ps debe ser como lindo que una chica linda te ruegue, y no una pinche lata de "sácate de aquí", y que ps además si ceden a mis ruegos nadie va a salir perdiendo. O sea, puedo "rebajarme" porque "ya tengo dignidad" para "perderla", jojo.

Ustedes aguanten, ahí voy superándome, a lo mejor un día hasta me atreveré a ponerme mis moños.

Cambiando de tema, pero no tanto, otra vez quiero a un loquero. Por ahí me pasaron el dato de un psiquiatra (gracias Enrique), pero ésos te empastan y son más caros, ¿no? Además cada día creo más en nuestro carnal Freud, yo digo que ahí está toda la explicación del pedo. ¿Más recomendaciones?

Etiquetas:

53 Comments:

Publicar un comentario

<< Home