Plaqueta y ya

Antes "Verde Plaqueta" (aunque todavía es verde); antes antes "Documentando mi pasado, pa' que haya constancia" (aunque todavía lo documento, y todavía es pa' que conste).

domingo, agosto 01, 2004

Pasado darqueto

Hoy fui a ver a Lacrimosa. Qué conciertazo. Además fue temprano: pa' las 6:30 de la tarde yo ya estaba en el metro, de regreso a casa. ¿Quién coños dice que es buena idea hacer los conciertos de noche, cuando todo es peligroso, hace frío y cierran el metro?
Qué bien me la pasé. Me regresaron a mis tiempos de juventú, donde era una fanática obsesiva (y me tomaba muy en serio esa ocupación). Pero no sólo eso: me entusiasmé en tiempo real, no nomás recordando, y en la baladita-pa'-los-que-sufren-de-desamor (bueno, una de tantas, después de todo son darquetos) hasta me arrancaron una lágrima, ¿quihubo? Además se siente rechido corear canciones en alemán: no siempre hay ocasión de hacer tanto ruido gutural sin que alguien te vea feo.
Ah, pero la foto. Hay que justificarla. Yo quería con ese güey, ¿qué tal? En la prepa, su mismísima darquetez me seducía (era el único de toda la prepa 6, creo). Y a decir verdad, era muy chistoso (independientemente del humor involuntario que cualquier darqueto clavado provoca). Sosteníamos irreverentes charlas vespertinas bajo la refrescante sombra de los árboles (muy necesaria para cuando se está forrado de tercipelo en pleno verano). A veces, me escribía fragmentos de canciones de Lacrimosa en la parte de atrás de mi cuaderno de apuntes. Tenían faltas de otografía, pero yo no era quien para andar corrigiendo el alemán, y por eso me llenaban de ternura y emoción.
Cuando nos conocimos, en una fiesta de esas preparatorianas donde nadie baila y todos beben chela tibia, él trabajaba de tortero en una secundaria. Noble oficio: me pregunto qué clase de tortas de queso blanco habrá preparado.
Lo nuestro nunca se dio. Ni siquiera tuvimos "una cita" fuera de la escuela (una vez lo había convencido de que me acompañara a las oficinas de mi beca, pero Edemege, oportuno como simpre, saboteó involuntariamente mi paseo. No sé si condenarlo o agradecerle su torpeza.) Simplemente dejamos de coincidir en la escuela, y nunca nos buscamos más.
Luego supe que trabajaba de garrotero en Sanborns.
En la foto, le coloqué encima esa camisa -que es de Mario, y todavía anda por ahí- para lograr la obvia ironía visual. Se ve clara su expresión de "pinche Tamara, ¿esa mamada qué? Quítamela de encima". Pero ahora, 4 años después, el momento-kodak está publicado en interné. Posted by Hello

11 Comments:

Publicar un comentario

<< Home